Entrevista a Faustino Afonso, ganador del Premio Valores Humanos de Alumni ULL 2018

Entrevista a Faustino Afonso, ganador del Premio Valores Humanos de Alumni ULL 2018

Faustino Afonso: “El dinero fue íntegro para nuestras labores de inclusión social de personas con discapacidad”

Faustino Afonso, estudiante de medicina y fundador de Atletas sin Fronteras, fue uno de los afortunados el año pasado con el XV Premio a los Valores Humanos en el Alumnado de la ULL José Luis García Pérez.

Logró este premio por su gran labor social en Atletas sin Fronteras, una asociación sin ánimo de lucro que nace con el objetivo de lograr la inclusión de las personas con discapacidad a través del deporte.

 

¿Qué ha implicado para Atletas sin Fronteras ganar el Premio a los Valores Humanos el año pasado?

Para nosotros fue una gran satisfacción. Que una entidad como la ULL y Alumni te otorguen un reconocimiento tan bonito, fue una gran ilusión. A mí como alumno, aún de la ULL, me hizo sentir muy arropado por la comunidad universitaria y siempre lo recordaré con mucho cariño.

¿En qué invirtieron la dotación económica del premio?

El dinero fue íntegro para nuestras labores de inclusión social de personas con discapacidad. Utilizamos el dinero para nuestros programas de actuación como el de adquisición de material adaptado para que personas con discapacidad puedan practicar deporte, o poner en marcha nuestro programa de salud donde contamos con un psicólogo colegiado o la realización de eventos inclusivos de concienciación donde personas con discapacidad y sin ella pueden disfrutar de experiencias juntos.

Durante este año, ¿qué tipo de actividades y retos solidarios han realizado para promocionar y fomentar el deporte adaptado?

Uno de los más bonitos fue la colaboración y realización del micro abierto “Benito Reverón Palenzuela”. Conseguimos algo maravilloso. Llenar el paraninfo (más de 300 personas) en un espectáculo donde se puso de manifiesto las capacidades de todas las personas sin etiquetas. Un espectáculo cultural donde artistas con discapacidad, como Fabiola Socas y, sin discapacidad, como Aarón Gómez o Kike Pérez demostraron que todos sumamos.

Aparte de esto, el 2018 fue especial. Fue el año de la edición de nuestro Libro de Historias de superación #HoyNoPerderé. Todo comenzó con un concurso literario que tenía como hilo conductor narrar historias propias o de alguien cercano que nos hayan marcado. Conseguimos la participación de más de 100 personas, donde más del 40% fueron personas con discapacidad contando su propia historia. Fue una sorpresa tanta participación y la calidad de las narraciones, que decidimos editar un libro que a día de hoy se han impreso 2.000 ejemplares.

También hemos proseguido con nuestro programa de charlas sobre inclusión en colegios, institutos y universidad. Donde hablamos de inclusión, lo que significa y lo que implica.

Y, como no podría ser de otra forma, hemos participado en decenas de eventos deportivos como carreras populares, donde facilitamos el acceso a esas personas con discapacidad para poder tener estas experiencias.

¿Están trabajando en nuevos proyectos para el futuro?

Eso siempre. Algunos de ellos son sorpresa y otros ya han sido anunciados.

Estamos trabajando para que el 6 de Abril se haga la primera marcha en bici inclusiva en la isla. Se hará entre Garachico y Buenavista en una ruta de 10 km adaptada para que personas con discapacidad y, sin ella, puedan juntos hacer una ruta en bicicletas y handbikes. En ese marco también haremos diferentes charlas, retos, masterclass, etc. De los otros proyectos, estén atentos a nuestras redes.

Sabemos que la adquisición  de material deportivo es fundamental para la asociación. En la actualidad, ¿cuentan con los medios suficientes?

No, pero poco a poco tenemos más capacidad. Estos materiales son muy caros y cuesta ir adquiriéndolos. Contaremos próximamente con una nueva Handbike, con una pala (prótesis para amputados que quieran correr) y estamos muy felices de ir creciendo en este sentido. Pero queremos más.

A parte de tu vocación deportiva, otra de tus grandes pasiones es la medicina. ¿Ya has terminado tus estudios? ¿Qué tal se compaginan ambas cosas?

Estoy acabando el quinto año. Espero poder ser médico en poco más de un año y estoy con muchas ganas. Compaginarlo es muy difícil, no te voy a mentir, pero la fuerza y la ilusión pueden con todo.

Por último, ¿de qué forma animarías a otros colectivos a participar en la próxima convocatoria del Premio a los Valores Humanos?

Una vez, una persona me dio una lección muy importante. Gema Hassembey, una de las mejores deportistas paralímpica y que recientemente realizó el reto 0-3000 en el Teide en pro de la investigación en materiales adaptados para personas con discapacidad, nos dijo: “me encanta lo que hacéis, pero recordad que lo más importante es contarlo al mundo, solo así el mundo se contagiará de todo lo bueno para seguir girando la rueda”

Se me quedó grabado. Por eso, animo a todas esas personas buenas que hacen cosas para lograr un mundo mejor que lo cuenten, que nos contagien y que obtengan el reconocimiento que se merecen.